Sei sulla pagina 1di 5

10 pasos para una entrevista exitosa

Filed under: Como ...( How to ...), Popular, Tips y Consejos, life, thoughts — alojeda81
@ 2:02 am

1. Llegue a tiempo

2. Presentese a si mismo de manera cortes

3. Lea informacion de la empresa mientras espera la entrevista

4. De la mano firmemente y mire a los ojos de su entrevistador, de esta


manera demostraras seguridad en ti mismo.

5. Escuche atentamente

6. Use lenguaje corporal para mostrar interes

7. Sonria, haga gestos de aceptacion y entendimiento, a lo que dice el


entrevistador

8. Pregunte acerca de la siguiente etapa en el proceso

9. Agradezca al entrevistador, al terminar la entrevista

10. Escriba una carta de agradecimiento a cada una de las personas que lo
entrevistaron
Sugerencias para la entrevista

Sugerencias para la entrevista


¿Está buscando algunas sugerencias que lo ayuden a prepararse para la gran entrevista? Sin
importar si es su primera entrevista o la decimoquinta, los siguientes consejos le servirán de ayuda.
Haga sus deberes
• Investigue acerca de la compañía y el puesto
• Ensaye preguntas y respuestas con un compañero
• Descanse lo suficiente

Apariencia
• Vestimenta profesional
• Bien arreglada

Qué llevar
• Cuaderno/agenda con copias en papel de su currículum y lista de referencias
• Cualquier muestra de su trabajo, si corresponde
Cuándo llegar
• Al menos 15 minutos antes de la entrevista
• Salga con tiempo suficiente para sortear la congestión del tránsito, encontrar estacionamiento
(hacer una prueba)

Durante la entrevista
• Mantenga contacto visual
• Relájese/sonría/muestre entusiasmo
• Sea positivo sobre usted y empleadores anteriores
• Mantenga sus respuestas dentro de un límite de dos minutos
• Controle su tono de voz, rapidez del habla y volumen
• Demuestre seguridad
• Recuerde escuchar
• No utilice los nombres de compañeros de trabajo/supervisores/miembros del equipo cuando
responda las preguntas

Hacer preguntas
• Prepare cinco buenas preguntas
• No haga preguntas que disparen señales de advertencia
• No haga preguntas acerca de un solo tema

Después de la entrevista
• Finalice la entrevista con un apretón de manos firme y agradezca al entrevistador por su tiempo
• Muestre su interés en el puesto
• Envíe una nota de agradecimiento a cada entrevistador inmediatamente después de la entrevista

El proceso de selección y la entrevista personal

Para ser contratado por alguien, antes tienes que convencerle de que tú eres la persona adecuada. Más
detalladamente, eso quiere decir convencerle de que:

1. sabrás llevar a cabo correctamente o aprender rápidamente las tareas para las que te
propones, no sólo en el aspecto técnico, sino también en el de conducta;

2. deseas realmente realizar el trabajo para el que te propones y hacerlo en su empresa, no te irás
nada más que encuentres otra cosa, ni te aburrirás ni trabajarás al mínimo;

3. conseguirás adaptarte bien al ambiente de trabajo, concretamente respecto a las relaciones y la


colaboración con los compañeros y empresarios;
4. no tienes vínculos (por ejemplo familiares) o problemas personales (de salud, carácter, etc.)
que te impidan llevar a cabo las tareas que tendrías que realizar (según los casos, viajes de
negocios, horas extras, trabajos bajo presión, esfuerzos físicos, gestión del dinero, etc.).

Si lees la lista en negativo, te indica las cuatro principales preocupaciones de los empresarios cuando
proceden a contratar.

• El currículum no basta para aclarar todos estos aspectos (más que nada que el hecho de que ya hayas
realizado determinada tarea en el pasado no quiere decir que lo hayas hecho adecuadamente), por lo
que en las selecciones realizadas por empresas especializadas, el examen del currículum es sólo el
primer paso, al que le sigue una fase posterior de evaluación de los candidatos.
• En cambio, en las selecciones llevadas por seleccionadores no profesionales (p. ej.: empresarios) a
menudo se limitan a tener en cuenta sólo los aspectos más evidentes y todo se decide en una única
entrevista. En estos casos es esencial tener en mente este esquema.
• En el sector público, para evitar (al menos en teoría) evaluaciones demasiado discrecionales, se
limitan a considerar sólo aspectos que se puedan comprobar, como títulos académicos y experiencia
laboral previa, y a verificar sólo la preparación técnica. Eso convierte la selección en una cosa
completamente distinta, más parecida a un examen escolar.
• El sistema clásico de selección es la entrevista personal, pero tiene dos inconvenientes:
• El primero es que requiere mucho tiempo (y por lo tanto cuesta caro; necesita al menos una hora
para cada candidato).
• El segundo es que hoy en día los candidatos son más espabilados, y los seleccionadores tienen más
dificultades para detectar sus puntos débiles.

Por ello en muchos procesos de selección se utilizan, junto con la entrevista personal, otros instrumentos. Por
ejemplo:

• pruebas y tests psicológicos: pretenden verificar si tu perfil personal es ideal para el puesto que
deseas ocupar. Utilizan tests de aptitudes con respuesta múltiple para valorar tus capacidades,
cuestionarios de personalidad para analizar tu manera de ser; además del uso de técnicas proyectivas
(análisis de la escritura, de dibujos como el árbol o la figura humana, ...) para valorar, en definitiva,
tu perfil ocupacional.

• tests de aptitud: pretenden detectar si se te dan bien las tareas que tendrás que realizar, mediante
adivinanzas parecidas a los autodefinidos, que utilizan figuras, palabras y números;
• tests de cultura general o sobre una disciplina concreta: pretenden comprobar si tienes el nivel
cultural o los conocimientos profesionales básicos necesarios;
• entrevista personal ‘atípica’: el entrevistador (seleccionador profesional) parece enloquecido: pone
los ojos en blanco sin hablarte, te hace preguntas demasiado personales o un poco ofensivas, intenta
estresarte de la manera que sea; su objetivo es hacerte perder seguridad (y olvidar los esquemas de
respuesta que te has preparado). Si en cambio (a veces ocurre) es un empresario quien se comporta
de esa manera, salúdalo y vete: no vale la pena trabajar para una persona así.
• entrevista de grupo: te encuentras en una aula con otros candidatos, y tienes que discutir cómo
resolver un problema. Puede tratarse de un barco que se está hundiendo y del que formáis parte de la
tripulación, de un establecimiento que tiene un problema de producción, de una fiesta que hay que
organizar, etc. Normalmente no hay soluciones ‘correctas’. Mientras discutís hay un seleccionador
que toma nota del comportamiento de los componentes del grupo. La finalidad es evaluar tu
comportamiento ‘social’ de una manera más profunda de lo que se puede hacer con una entrevista
personal.

¿Cómo afrontar los procesos de selección?

• Si tienes dificultad para hablar con desconocidos, sigue las indicaciones del capítulo 3.p.
• Al afrontar una selección, antes de nada tienes que determinar cuáles son las características de la
persona deseada (en el texto del anuncio se incluyen algunas indicaciones) y moverte teniendo
siempre presentes los cuatro puntos señalados al principio del capítulo. Si sigues esta regla de oro,
no tendrás problemas y conseguirás presentarte de la mejor manera posible.
• En la entrevista personal, por ejemplo, tienes que saber cuáles son las intenciones que hay detrás de
cada pregunta, y dar respuestas que agraden al entrevistador. Lo mismo sirve para las entrevistas
atípicas, en las que tienes que esforzarte el doble para quitarles importancia y mantener la calma.
• En las entrevistas de grupo tienes que demostrar, con tu comportamiento, que tienes las
características solicitadas.
• Para los tests, intenta coger confianza practicando con numerosos libros que hay en venta. Fíate de
los manuales serios, y no de las revistas que publican test con poca fiabilidad. Los libros y manuales
los venden en librerías especializadas o en la sección de psicologia de las grandes librerías.

Otras cosas que ayudan son:

○ presentarse bien (buena presencia, pero sin exagerar);


○ tener con tus interlocutores una actitud cordial y sonriente, como la tendrías con una
persona que te cayera bien;
○ hacer preguntas (qué quieren hacer exactamente, si han previsto una formación inicial,
cuánto pagan, etc.; también tú tienes que elegir);
○ mostrarte informado sobre la empresa y el sector en el que trabaja;
○ pregunta también cuándo prevén acabar la selección y, si no has recibido noticias después
de esa fecha, llama para saber cómo ha ido y por qué.

Para la selección y el ir de puerta en puerta es válida la regla de que para aprender a nadar hay que
tirarse al agua: cuantos más contactos realices, más mejorará tu preparación.

○ La mejoría es más rápida si después de cada prueba haces un autoanálisis, repasas lo que ha
ocurrido e intentas detectar todo aquello que habrías podido mejorar.
○ Reconocer las preocupaciones que se esconden en las preguntas de los seleccionadores.