Sei sulla pagina 1di 1

poesía y cuentos

Amigos de Facebook

p

o

r

luC I a

N

o

l a MbER t I

T anto las antologías como los catálogos editoriales de eso que se

da en llamar la “edición independiente” acaban siendo al final

de cuentas más una reunión de amigos que un proyecto estético

o literario. En tiempos de predominancia de las redes sociales,

ese lugar más real que la realidad (o que acabará reemplazando

a la realidad misma), esto constituye un rasgo positivo. Configuranaesos

proyectosapartir de comunidades que la literatura crea azarosamente, un poco como los entrecruzamientos caprichosos de las redes (“¿Conoces a…?”). Esto transforma a la literatura en una fiesta, una de esas con velas en los rinconesyvideos experimentales en la televisión. Es el caso de La suavidad del dolor, que acaba de ser publicada por la editorial Park: es una reunión de amigos, pero de amigos que no tienen mucho en común y que en medio

de la fiesta descubren que no saben quiénes son los otros ni dónde están. Sus participantes pertenecen a círculos alejados entre sí, cuya intersección es extraña, y está ligadaala biografía de su compilador, Diego Monsalvo, poeta él también e incansable agitador cultural. La suavidad del dolor es el segundo eslabón de una trilogía; el primero es una antología poética llamada La sangre del paisaje; el siguiente compilará cuentos bajo el nom-

bre de El ángel de la jaula. Al estar literalmente en el medio, La suavidad del dolor compila cuentos

y poemas.

El resultado es un libro de hermosa factura y (más allá de ciertos saltos tipográficos) prolija edi- ción, que pasa por ambos géneros y presenta una serie de escritores con talentos individualesypoco

en común. Así, los poemas cortos y transparentes de Paulina Cruzeño conviven con el vómito tipográ-

fico de Pilar Ortega, los extrañosycontundentes poemas en prosa de Paula Soruco con los cuentos en verso de Pablo Natale, la poesía musical de Rocío Pochettino con las historias de delicada malignidad de Lía Sosa. Tampoco la geografía es un denominador común: hay dos escritores jujeños, uno de Santiago del Estero y una de Salta, varios cordobeses, dos de Villa Carlos Paz. Algunos publican aquí por primera vez; otros tienen trayectorias más largas, pero en general son lo que se denomina con cierta amplitud “literatura joven”. Una fiesta en una terraza, gente hablandoyfumando con vasos en la mano. Pero La suavidad del dolor no tiene un propósito definido más que el de juntaraestas personas de distintos campos relacionales para ponerlas a hablar, incluso en idiomas dispares,yobservar el resultado. Un corte sincrónico a, como nos informa el epílogo, “escritores y poetas del círculo localynacional, tal vez con otra forma de documentar y di- fundir la poesía siendo fiel a su expresión, sin caer en estrategias que la desvíen de su objetivo”. Mención especial 1. El cuento corto “Los sapitos esos”, de Ceci lia Yalan- gonzian narra una historia simpática con recursos popyun giro melancó-

lico al final. Una forma de abordar la literatura que le debe más a la televi- siónyal mundo nerd queala tradición literaria. Mención especial 2. Los poemas de Paulina Cruzeño, cruzados por un erotismo cotidianoyque muestran resoluciones siempre eficaces. Mención especial 3. Los poemas en prosa de Paula Soruco, llenos de re- ferencias al cine (al de Tarantino, sobre todo)yque funcionan, al igual que

el cine, como acumulación de imágenes, pequeñas anécdotas de una biogra-

fía pasada por el tamiz de la poesía. l

la suavidad del dolor

(antología de poesía y

narrativa)

CoMpilador: diEgo

Monsalvo

Editorial park

104 páginas

reseñas

ensayo

La cultura del remix

park 104 páginas reseñas ensayo La cultura del remix Colabor_arte. Medios y artes en la era

Colabor_arte. Medios y artes en la era de la

produCCión Colaborativa Mario CarlónyCarlos a. sColari (CoMps.) la Crujía EdiCionEs 232 páginas

2012

$ 80

p

o

r

G

u s

t a v

o

p a

b

l

o s

H ace unos años, con el surgimiento de las plataformas interactivas, el lenguaje multimediaylas redes, comienza a hablarse de una diver- sidad de prácticas colaborativas y

participativas. Una gran cantidad de usuarios, no conformes con ser sólo consumidores, se apro- pian de las herramientas disponibles y se con-

vierten en productores de contenidos,yasí enri- quecen las nuevas plataformas con una insólita

variedad de textos. Estas prácticas de remixado, que modifican la clásica comprensión de los medios y de las artes, definenala narrativa trans-mediá- tica. Por ejemplo: una historia comienza en la televisiónycontinúa en otros medios (Internet, cómic, etc.) en una dinámica en donde cada uno amplía o potencia en algún aspecto la versión del anterior. Entre las diversas intervenciones que entran en la cate- goría de “cultura participativa” (o fan fiction o CGU –contenidos generados por los usua- rios–) están las diferentes transformacionesyversiones que experimentó la serie Lost duranteydespués de haber finalizado su emisión, o las parodias de figurasyeventos en YouTube, o las múltiples adaptaciones que recibió Super Mario, el clásico personaje del videojuego.Asu vez, cuando estos textos son replicados en Twitter, Facebookylos blogs surgen nuevas e indefinidas modificaciones. Cada uno de los ensayos de este volumen,acargo de especialistas de Argentina, Bra- silyEspaña, toman algunos ejemplos de los nuevos discursos mediáticos y artísticos. Carlos Scolari hace un muestreo de los mundos narrativos que se abrieron a partir de la emisión de Lost y analiza las diferentes estrategias y modalidades practicadas por los usuarios. María Immacolata Vasallo de López, siguiendo la línea de Michel De Certeau, indaga en la producción discursiva de los usuarios de Facebookapartir de la telenovela Passione (del CanalOGlobo y de mayor rating en 2010), y muestra cómo la audiencia resignifica su identidadyla percepción de sus condiciones sociales al producir sus pro- pios contenidos. Manuel Garin analiza la figura de Super Mario y recorre las diversas formas textua- les que los usuarios generaron valiéndose del Creative Commons y el Copyleft. Damián Fraticelli se encarga de describir y analizar las diversas parodias realizadas a partir del video subido en 2010 sobre la presentación del barítono ruso Eduard Khil en 1976. A su vez, José Luis Fernández toma tres sitios en Internet que difunden música (LastFM, GroovesharkyBandcamp) y los presenta como ejemplos de plataformas que, en alianza con otros factores, podrían redefinir la circulación y el consumo de la música. Mientras que los trabajos de Rodrigo Alonso, Efraín Foglia, Gemma San Cornelio y Mario Carlón están orientados al arte realizadoapartir de –o con las nuevas tecnologías. Alonso analiza un conjunto de obras que toman como eje la navegación y de qué mane- ra la interacción cuestiona los lugares del artista, el espectadoryla obra; Foglia des- cribe lo que considera cuatros momentos paradigmáticos en el arte digitalyofrece algunas claves para su comprensión; San Cornelio investiga los pasajesylos puntos de conexión entre el arte y los medios; mientras que Carlón avanza sobre esta conver- genciayreflexiona acerca de The file room, de Antoni Muntadas, y Bola de nieve, de Roberto Jacoby. Para los antólogos, Mario Carlón y Carlos Scolari, como para los demás colaborado- res, estas prácticas dirigen los medios y las artes hacia una tendencia más libre, menos jerárquica y más horizontal. Pero también advierten que esta proliferación invita a una serie de preguntas: ¿qué características tienen estos discursos?, ¿cuál es el estatu- to que ocupan frentealas producciones “oficiales”?, ¿en qué medida desafían las con- venciones del establishment massmediático y artístico? Algunas respuestas, o los primeros pasos en direcciónaellas, pueden encontrarse recorriendo las páginas de este introductorioymuy interesante volumen. l

ciudad x

17