Sei sulla pagina 1di 3
Posgrado en Habilidades Directivas. Materia: Dirección Estratégica. Alumno: Estrada Esparza Salvador. Docente: Mtra.

Posgrado en Habilidades Directivas. Materia: Dirección Estratégica. Alumno: Estrada Esparza Salvador. Docente: Mtra. Beatriz Garduño Bobadilla. Actividad: Ensayo Sesión 1. Fecha: 26 de mayo de 2012.

DE LAS TENDENCIAS A LAS MEGATENDENCIAS

INTRODUCCIÓN

El presente ensayo contempla el tema de las tendencias y megatendencias desde un punto de vista más social. Pretende explicar el actual statu quo partiendo del pasado inmediato del siglo anterior, para comprender las causas de las tendencias y megatendencias imperantes, mostrar el resultado a que han llevado las más importantes y observar qué megatendencias son más favorables que otras, partiendo del actor social de más relevancia: la persona.

CONTENIDO

Por lo menos, desde que el ser humano está organizado en estados, han existido las tendencias, de unas sobre otras, ya sea bajo la forma de intereses religiosos, políticos, económicos, culturales etc., surgiendo así, una especie de “guerra” de tendencias, que lo que se persigue, es la hegemonía de la propia y eliminar, desplazar o neutralizar a la contraria. Así, por ejemplo, en el pasado siglo, tenemos la pugna de las tendencias entre los llamados “campos” socio-político-económicos, que van de los años 20, a los años 80, entre el llamado “Occidente” o “Mundo libre”, y el “Este”, dicho de otro modo, la tendencia del campo capitalista, tanto de países denominados “centrales”, como de los países capitalistas “periféricos” por un lado, y, por el otro, la tendencia de los países socialistas. Dicha pugna entre estas tendencias que se manifestaba en varios órdenes: político, económico, militar, deportivo, etc., y que impactaba fuertemente lo social, llegó a su culmen en los años 60, donde la humanidad se encontró en grave peligro de guerra nuclear generalizada, por el problema de la “Crisis de los misiles en Cuba”, representando a la tendencia de “Occidente”, la potencia imperialista de los EE.UU., y por la contraparte, la tendencia del campo socialista, representada por la URSS. Fue tan aguda esa lucha de tendencias, que hasta se presentó físicamente con el denominado “Muro de Berlín” o “La cortina de hierro”. Una tendencia trataba de imponerse a la otra, tratando de influir las mentes de la población del adversario, mediante las más sofisticadas estrategias, desde la propaganda, así como por las prácticas de espionaje, la subversión, hasta bloqueos económicos, etc., lo que provocaba que dentro de los propios países, hubiera simpatía por el otro bando. Sin embargo, a principios de la década de los 80, la estrategia de los impulsores de una estrategia, prevaleció sobre la otra, y así, a finales de dicha década, el campo socialista se desintegra, quedando la otra tendencia como la vencedora, sin oposición ideológica y con las manos libres, para, paulatinamente, ir imponiendo sus pretensiones al resto del planeta, transformando así, su tendencia, en una megatendencia omnímoda.

Lo anterior señala que, no es que las Megatendencias surjan por “evolución”, sino que son creadas por la propia lucha de intereses de los involucrados, lo cual indica que lo “nuevo”, lo es, por contrastes dialécticos de “lucha de opuestos”. Así las cosas, ahora, la gente en general se tiene que ir adaptandoa las nuevas condiciones existentes, conforme marque la batuta de los que controlan y dan forma a la megatendencia dominante. Y: ¿Cuáles son las nuevas condiciones generadas?

1

Las nuevas condiciones comienzan a ponerse en práctica como megatendencia a principios de los años 80, con Reagan en EE.UU. y Thatcher en Inglaterra. Poco a poco, el planeta va experimentando ese “nuevo cambio”. En México se implanta en 1982 con Miguel de la Madrid. Sin embargo, fue en 1973 cuando se “experimentó” en Chile, por medio del golpista Augusto Pinochet, apoyado por los EE.UU. La visión para esa megatendencia se produjo varias décadas atrás, con las reuniones que tenían economistas de ese entonces. Se reunían en Mont Pelerin, Suiza desde 1947. Entre otros eran: Milton Friedman, Karl Popper, Walter Lippman y el convocante Friedrich Hayek. Fue este último quien a través de su libro: “Camino de servidumbre”, visualiza lo que en los años 80 llegaría a ser la “Globalización” como megatendencia, esto es:

“preparar las bases de otro tipo de capitalismo, duro y libre de reglas, para el futuro” (Anderson).

Las nuevas condiciones que visualizan (por lo menos en embrión y que hoy se han hecho realidad) desde la década de los 40 los economistas conocidos como los “neoliberales”, las podemos resumir con los gobiernos de Thatcher: “Contrajeron la emisión monetaria, elevaron las tasas de interés, bajaron drásticamente los impuestos sobre los ingresos altos, abolieron los controles sobre los flujos financieros, crearon niveles de desempleo masivos, aplastaron huelgas, impusieron una nueva legislación antisindical y cortaron los gastos sociales. Y finalmente -esa fue una medida sorprendentemente tardía-, se lanzaron a un amplio programa de privatización, comenzando con la vivienda pública y pasando en seguida a industrias básicas como el acero, la electricidad, el petróleo, el gas y el agua. Este paquete de medidas fue el más sistemático y ambicioso de todas las experiencias neoliberales en los países del capitalismo avanzado(Anderson).

Ahora bien, resulta que esa megatendencia al generar nuevas condiciones, crearon a la vez, a través de éstas, nuevas Megatendencias, cambios a los que se tienen que ajustar, tanto los individuos, como las organizaciones, pues de lo contrario, quien no se adapte a lo “nuevo”, se va rezagando, corriendo el riesgo de desaparecer, ya que así están dadas las cosas y muy difícilmente las puede evadir. Al presente, que va de mediados del siglo XX a la fecha, A. Toffler, le llama “La tercera ola”. En ésta, J. Nasbitt afirma que en la primera década del siglo XXI, las megatendencias que se manifestarían, son, entre otras: Movimiento más fuerte a la libertad mundial del comercio, las consideraciones económicas prevalecerán sobre las políticas, así como la propagación de la libre empresa. De esto, nada es nuevo, ya que es precisamente el planteo original neoliberal, lo que se buscaba desde 1947. Sin embargo, regresando a Toffler, éste es más conciso, ya que denomina a su “Tercera ola”, como la megatendencia fundamental de la búsqueda del poder, y resulta que para él, el poder se acumula a través de la información y el conocimiento, y que, el control del conocimiento es el punto capital de la lucha mundial por el poder, donde todo mundo puede tener acceso a éste, y también afirma, que dicho control del conocimiento se centra en las empresas de medios de comunicación, así como en universidades, internet, etc.

Los resultados que de estas megatendencias han surgido, saltan a la vista. Así por ejemplo, México tiene al hombre más rico del mundo, pero casi la mitad de la población se encuentra en pobreza. El desempleo ronda el 5%, pero la informalidad prevalece y se encuentra en el 28%. El salario mínimo general es tan sólo de $ 62.33 para la Zona “A”, pero el 57.7% de la población ocupada del país gana menos de un salario mínimo. “Adaptarse” al “cambio” en estas condiciones, no es fácil para quienes viven en estas condiciones. Ante esto, las palabras de V. Forrester son demoledoramente reales: “Adaptarse es la consigna. Adaptarse una vez más y siempre. Adaptarse al hecho consumado, a las fatalidades económicas, a las consecuencias de esas fatalidades, como si la coyuntura en sí fuera fatídica, historia concluida, época condenada a prolongarse para siempre. Adaptarse a la economía de mercado…”. Por tal motivo, todo lo que se diga de la “competitividad”, “planeaciones estratégicas” y demás, si no tienen contempladas a estas masas y no se les proporciona lo indispensable y digno para que puedan participar “alegremente” y “ponerse la camiseta de la empresa”, son sólo falacias, un engaño y un crimen.

¿Habrá alguna “megatendencia” que, sin salirse de este “modelo”, produzca bienestar, no sólo a la corporación sino también a sus trabajadores? Hay una teoría, llamada precisamente “Teoría Z” de Ouchi:

“Una identificación y preocupación de la empresa por sus empleados, y viceversa: los empleados responden con lealtad a la empresa”, pero esto no se vislumbra por ningún lado, por lo menos en México no, por lo que sólo queda en eso, una teoría de “buenos propósitos”.

2

También hay megatendencias que indican un posible escape de las actuales megatendencias neoliberales y que tiene que ver con la información y el conocimiento como lo marca Toffler. Si bien es cierto, como apunta Montesinos, que “unos pocos deciden la información que van a consumir millones de personas que ni siquiera tienen derecho a réplica, que son los propietarios de las cadenas de televisión, radio y prensa”, continúa Montesinos: “Esta tendencia se reduce con la aparición de las redes informáticas como internet, la cual es una opción a la dictadura de los grandes medios… Todos deciden y opinan”. Si a esto le sumamos otra megatendencia según el ITESM: “La universalización del hombre”, tenemos que, los trabajadores, ciudadanos, que van cayendo en la precariedad, pero que han ido adquiriendo instrucción, a la vez que se conectan con otras personas que no lo están tanto en cuanto a pobreza, se tiene un formidable escape, la inmensa posibilidad de megatendencia de ir independizándose de las manipulaciones mediáticas, hacer oír su voz, no tan sólo quedarse en el “todos deciden y opinan”, sino que, a través de esto, también actúan, y, en consecuencia, no estará lejano el día en que los amos de la globalización y dirigentes, sean los propios ciudadanos, convertidos y vistos hoy por los neoliberales, en meros objetos a su servicio, en meros consumidores, pero que muchos no pueden consumir porque no tienen con qué. Esta megatendencia favorable ya está asomando por el muro, ya lo empieza a trepar, sólo falta aplicar los conocimientos de la planeación estratégica con su herramental ad hoc y ponerla en práctica, para anticiparse a las negativas megatendencias que impiden su progreso. Allí están, haciendo acto de presencia, tumbando regímenes, pero no resolviendo el asunto del poder (¿quién sube?), están aprendiendo, pero ya están aquí. “Indignados” del este, del oeste; jóvenes que arremeten contra los demagogos serviles del poder: Ya comenzó.

CONCLUSIONES

Ya sea que se opte por el mismo modelo pero con una repartición de la riqueza más equitativa y un esfuerzo en ese sentido de todos los componentes sociales, como ejemplo está la “Teoría Z”, o bien, por otro rumbo aún no planteado pero que ya se empieza a manifestar. Para lograr esto, se requiere del estudio y análisis de la situación de los entornos local, nacional e internacional, así como de la condición de uno mismo. Ello es de importancia cardinal para poder darnos cuenta de cómo se encuentran las condiciones objetivas y subjetivas, así como las disímiles tendencias y megatendencias. Al hacer esto, se está preparado para, primero, interpretar correctamente los fenómenos, y actuar en consecuencia; en segundo lugar, ir conduciéndonos en consonancia con las megatendencias favorables a la vez que influimos en ellas. Nada es perpetuo, fatal ni inevitable; el cambio provocado por uno mismo en compañía de otros es totalmente factible, pues el futuro lo construye el propio ser humano, sólo falta darle la dirección correcta.

BIBLIOGRAFÍA

Aceves Ramos, Víctor Daniel; Dirección estratégica; Mc Graw Hill; México; 2004; pp. 47-56.

Anderson, Perry; Balance del neoliberalismo; El Rodaballo; Argentina; 1995; Conferencia.

El Economista; 11 de mayo de 2012. http://eleconomista.com.mx/taxonomy/term/5980.

Forrester, Viviane; Una extraña dictadura; FCE; México; 2002; p. 21.

Labra, Óscar; ¿Cuánto debe subir el salario mínimo para vivir con dignidad?; Alto Nivel; 16 de Junio de 2011.

Mayoral Jiménez, Isabel; La pobreza en México sube a 52 millones; CNN Expansión; 29 de julio de 2011.

Sánchez Fuentes, Francisco; Formación de líderes; Paideia; México; 2010; p. 25.

SHCP; 1 de enero de 2012. http://www.sat.gob.mx/sitio_internet/asistencia_contribuyente/informacion_frecuente/salarios_minimos/. Univision 41; “Indignados en el mundo participan en el movimiento Occupy Wall Street” 18 de octubre de 2011. http://univisionnuevayork.univision.com/noticias/article/2011-10-18/cronologia-indignados-en-el-mundo.

Zapata, Belén; “Estudiantes de instituciones públicas y privadas marcharon a Televisa Santa Fe para exigir su derecho a la información”; CNN México; 18 de mayo de 2012.

3