Sei sulla pagina 1di 1

Qu sentido tiene la vida humana? Cul es el sentido de mi propia existencia?

Es obvio que la respuesta a estas preguntas no puede ser que se vive para vivir. Se vive para otra cosa diferente a la vida propia que tenemos. El fin de la vida no es la vida misma. Vivimos para otra cosa y saber qu es eso, es tarea nuestra. El sentido de la accin humana tiene proyeccin hacia el pasado, el presente y el futuro. Aunque ya nuestro pasado est determinado y no lo podemos cambiar en sus hechos, s podemos, nos dice Viktor Frankl, cambiar nuestra mirada respecto al mismo. Podemos verlo de forma diferente en su propia irremediabilidad. Nuestro propio pasado biogrfico ya est determinado, no as nuestro presente (el constante fluir del tiempo) ni nuestro futuro (lo que est por-venir). Somos, como dice el poeta Amado Nervo, arquitectos de nuestro propio destino. Sin embargo, hay otras preguntas, aparejadas a la pregunta por el sentido de la propia existencia, y todas ellas requieren de respuesta exhaustiva: Cul es el sentido de la existencia? Merece la pena vivir? Por qu sufren los buenos? Por qu muere gente inocente? Qu soy yo? Vale la pena lo que hago? Todas ellas son preguntas acuciantes y exigen respuesta personal. Y en la medida que nos empeemos en dar respuesta a dichas preguntas y a otras, por supuesto, estaremos en el proceso de bsqueda por el sentido de nuestra existencia. El hecho de que, por momentos, no encontremos respuestas no significa que no las haya. Tal vez no buscamos bien ni con la mejor disposicin de encontrar. Sugiero no desesperar. Es preciso que nos demos cuenta que muchas de las respuestas que demos a esas preguntas planteadas comprometern nuestra propia vida. Incluso si son respuestas errneas. El mismo Vctor Frankl nos lo dice: Las personas tienen los medios para vivir, pero carecen de sentido por el cul vivir. Por ltimo, hay que decir que dotar a la vida propia de sentido es abrirla a la trascendencia; y slo es posible trascender cuando mi ser est dirigido a algo o a alguien fuera de m: Hacia una misin por cumplir Hacia otro ser humano que encontrar y amar Hacia una causa que servir.