Goditi milioni di eBook, audiolibri, riviste e tanto altro ancora con una prova gratuita

Solo $11.99/mese al termine del periodo di prova. Cancella quando vuoi.

Mejore sus ojos en casa (Traducido)
Mejore sus ojos en casa (Traducido)
Mejore sus ojos en casa (Traducido)
E-book73 pagine1 ora

Mejore sus ojos en casa (Traducido)

Valutazione: 0 su 5 stelle

()

Info su questo ebook

Los ojos no tienen ningún misterio cuando te dicen algo sobre ellos. He tratado de escribir este libro de manera que parezca una charla junto al fuego. No hay diagramas, ni términos técnicos, excepto llamar a ciertas partes de los ojos por sus nombres reales. No ha sido fácil describir conocimientos bastante complicados con palabras sencillas, pero espero que mis lectores encuentren mis descripciones fáciles de leer y útiles. En aquella época, después de haber disfrutado de una vista normal de niño, me había vuelto muy miope, y no me gustaba nada tener que llevar gafas. Poco a poco, con el paso de los años, sentí la necesidad de investigar la verdadera razón que me obligaba a hacerlo, y recordé que cuando, siendo adolescente, me rebelé contra la decisión de un eminente cirujano oftalmológico de recetarme mi primer par de gafas, me admitió generosamente que aún no se sabía mucho sobre los ojos. El deseo de convertirme en un investigador independiente creció y se hizo tan fuerte que dejé de lado todo lo demás para responder a su llamada. Mi autoridad para escribir lo que he escrito en las siguientes páginas no está respaldada por calificaciones convencionales, sino por más de treinta años de experiencia en el uso de nuevos enfoques para las afecciones oculares y los defectos de la visión, y en la aplicación de métodos avanzados de tratamiento correctivo a los ojos de niños, hombres y mujeres de todas las edades.
LinguaEspañol
Data di uscita25 ago 2021
ISBN9791220839495
Mejore sus ojos en casa (Traducido)
Leggi anteprima

Recensioni su Mejore sus ojos en casa (Traducido)

Valutazione: 0 su 5 stelle
0 valutazioni

0 valutazioni0 recensioni

Cosa ne pensi?

Tocca per valutare

La recensione deve contenere almeno 10 parole

    Anteprima del libro

    Mejore sus ojos en casa (Traducido) - R. Brooks Simpkins

    CONTENIDO

    PRELUDO

    UNO

    DOS

    TRES

    CUATRO

    CINCO

    SEIS

    SIETE

    OCHO

    NUEVE

    DIEZ

    Mejore sus ojos en casa

    R. BROOKS SIMPKINS

    1968

    Traducción del inglés y edición 2021 de David De Angelis

    Todos los derechos reservados

    PRELUDO

    Los ojos no tienen ningún misterio cuando se les dice algo sobre ellos.

    Me he esforzado por escribir este pequeño libro de una manera que se asemeja a una charla junto al fuego. No hay diagramas, ni tampoco términos técnicos, aparte de llamar a algunas partes de los ojos por sus nombres reales. No ha sido fácil describir conocimientos bastante complicados con palabras sencillas, pero espero que mis lectores encuentren mis descripciones fáciles de leer y también útiles.

    No soy médico porque en mi juventud la situación económica no me permitió serlo, a pesar de que la medicina está en la familia. En cambio, durante muchos años tuve que contentarme con otra profesión, de la que llegué a ser un miembro plenamente cualificado.

    En aquellos días, después de haber disfrutado de una vista normalmente buena de niño, me había vuelto muy miope y me disgustaba intensamente tener que llevar gafas. Poco a poco, con el paso de los años, surgió el deseo de investigar la verdadera razón por la que tenía que hacerlo, y recordé que cuando, siendo un adolescente, me rebelé contra la decisión de un eminente cirujano oftalmológico de recetarme mi primer par de gafas, me admitió generosamente que aún se desconocían muchas cosas sobre los ojos.

    El deseo de convertirme en un investigador independiente creció, y finalmente se hizo tan fuerte que dejé de lado todo lo demás para responder a su llamada.

    Mi autoridad para escribir lo que he escrito en las páginas que siguen no está respaldada por diplomas convencionales de cualificación, sino que está proporcionada por más de treinta años de experiencia empleando nuevos enfoques para las afecciones de los ojos y la visión defectuosa, y aplicando métodos avanzados de tratamiento correctivo a los ojos de los niños, y de los hombres y mujeres de todas las edades.

    R. BROOKS SIMPKINS

    Eastbourne, Sussex, Inglaterra.

    UNO

    Nuestros ojos sólo tienen el tamaño de medio penique. El diámetro de esta pequeña moneda es de una pulgada. La longitud del ojo normal de atrás hacia delante es de 24 milímetros, lo que equivale a una pulgada. En realidad, los ojos humanos son perfectas antenas de televisión en color, ¡eso es todo! Los ojos no ven. Como antenas recogen, simultáneamente y con una rapidez inconcebible, innumerables longitudes de onda de luz. Estas longitudes de onda son transmitidas por los ojos a dos pantallas de televisión situadas en el cerebro, a ambos lados de la parte posterior de la cabeza. Estas dos pantallas se denominan centros visuales del cerebro.

    La luz es electricidad indirecta, es decir, difusa. La electricidad directa es la energía que viene de la central eléctrica para dar luz y calor, hacer funcionar la aspiradora y también nuestros televisores. La electricidad indirecta también es energía. La luz del día se compone de siete bandas de ondas diferentes de esta energía que trabajan juntas y que se denominan rayos visibles de la radiación solar. Estas bandas de ondas, separadas entre sí, se ven como los colores del arco iris: rojo, naranja, amarillo, verde, índigo, azul y violeta. Las diferentes longitudes de onda dentro de cada banda de ondas producen diferentes matices de cada uno de los siete colores. Sus longitudes de onda se miden en unidades de diez millones de milímetros de Angstrom. A pesar de ser tan diminutas, se asemejan a las ondas que ondulan en la superficie del agua. La longitud de una onda es la distancia, por pequeña que sea, entre las crestas de dos ondas, cuando una onda sigue a otra.

    La luz viaja a una velocidad de i 86.000 millas por segundo -y lo mismo ocurre con la electricidad de la red eléctrica, que llega a nuestras casas por un cable. Cuando está oscuro, durante las horas de una noche negra, no podemos ver porque la energía luminosa del sol no llega a nuestros ojos, pero cuando esta energía es reflejada por la luna podemos ver, hasta cierto punto, a la luz de la luna. El sol, en términos sencillos, es una masa gaseosa en llamas.

    La llama de una vela encendida, o de una lámpara de aceite corriente, emite energía luminosa. Podemos ver, al menos un poco, a la luz del fuego y, al mismo tiempo, sentir el calor del fuego. La diferencia entre el calor y la luz no es más que diferentes longitudes de onda de energía. Las llamas de las velas y las lámparas de aceite encendidas también emiten calor. Las longitudes de onda de la energía del calor son más largas que las de la luz y el color. El calor de un fuego rojo encendido es incómodo para los ojos, pero reconfortante para el cuerpo. Los ojos no tienen otra protección contra el calor que cerrarlos, e incluso entonces a los párpados no les gusta demasiado el calor.

    La iluminación natural proviene sólo de una llama y no es perjudicial para los ojos cuando no están lo suficientemente cerca como para sentir el calor de la llama. Sin embargo, el calor que desprende una cerilla normal es considerable cuando la encendemos para encender un cigarrillo, mientras que la energía de una colilla descuidada puede provocar un incendio muy grave.

    No hay que confundir la luz luminosa con la luz incandescente. Cuando se introdujo el alumbrado de gas,

    Ti è piaciuta l'anteprima?
    Pagina 1 di 1